.

Benny Hinn habla sobre la restauración de su matrimonio después de 3 años de divorcio

Benny Hinn y su esposa

Red Digital de Noticias. Benny Hinn, uno de los predicadores más conocidos del mundo, durante uno de sus sermones. «La unción de mi oficio no tiene nada que ver con la unción de mi vida». Esta frase resumió el ápice de la predicación de Benny Hinn durante la Escuela Profética conducida por el Ministerio Joel Engel el pasado jueves (19), en Campinas, interior paulista.

Benny contó que estaba intrigado al ver predicadores que, aunque estuvieran viviendo una vida pecaminosa, estaban llenos de la unción de Dios en sus predicaciones. «Yo pensaba: ¿Cómo pueden ser ungidos si viven una vida frívola? Conocí a un hombre que tenía cuatro novias, y cuando predicaba los domingos en la mañana: ¡poder! Y yo pensaba: ¿cómo puede pasar esto?», cuestionó.

El predicador cuenta que estos cuestionamientos comenzaron a surgir cuando era joven en el ministerio. «Cuando estás en un ministerio como yo, terminas conociendo a mucha gente, y escuchas muchas cosas detrás de las puertas. Algunos de estos predicadores que conocí cuando era joven eran simplemente personas impuras e inmorales. Pero no quería prestar mucha atención a eso, porque sabía que esto podría meterse conmigo. Así que lo ignoraba»

El inicio de las peleas

Para ilustrar con autoridad el mensaje de la predicación, Benny Hinn utilizó su propia experiencia de vida, exponiendo en el púlpito las luchas que enfrentó en su familia y ministerio. “En 2010, pasé por un desafío en mi vida, y eso le puede pasar a cualquiera”, observó.
«Mi esposa viene de una gran familia, muy ricos en espíritu. Su padre terminó perdiendo el ministerio por una mujer. Sucedió, no tengo que negarlo; y la familia fue destruida. Cuando mi suegro perdió su iglesia –la iglesia más grande de los Estados Unidos– su hijo fue encontrado muerto por sobredosis de drogas. Las dos hermanas de mi esposa se han desviado, y hasta hoy están fuera del camino del Señor. Cuando Roy perdió el ministerio, su familia se derrumbó», cuenta Benny Hinn.

Consecuencias del divorcio

Después del escándalo en la familia de su esposa, Suzanne Hinn, un periodo turbulento marcó el proceso de separación de la pareja. «Mi esposa comenzó a pelear con su identidad. Estaba viajando, predicando y ministrando mientras mi esposa estaba emocionalmente muriendo. Terminamos enfrentando el divorcio», cuenta el predicador.

La pareja estuvo separada durante tres años, causando gran polémica en el medio evangélico y un temblor en la vida familiar, ministerial y espiritual de Benny. «Estos tres años han sido muy terribles. Un día, mi esposa y yo fuimos a tener una larga conversación, y fue horrible, una guerra. Y como resultado de este divorcio, mi fuerza espiritual comenzó a verse afectada», cuenta.

Temblor familiar

«Mis hijos comenzaron a sufrir como resultado de eso. Estaban muy enojados y heridos Y luego comienzas a ver a tu familia derrumbarse», cuenta.
De esta etapa, Benny Hinn tomó un gran aprendizaje y advirtió: «No me importa quién seas, ni cuán fuerte seas, pero cuando tu familia comienza a derrumbarse, tu caminata con Dios se ve afectada. Esto afecta tu vida de oración, tu hambre, y comienzas a luchar para sobrevivir. No puedes enfocarte espiritualmente cuando estás en modo de supervivencia»

Ministerio «inquebrantable»

Incluso con todos los acontecimientos en su vida personal, la unción permaneció sobre el ministerio de Benny Hinn.

«Esto comenzó a meterse conmigo. Le preguntaba: Señor, ¿por qué me unges sabiendo que estoy luchando por mi vida?. Al principio no me respondió, pero comencé a darme cuenta día tras día del peligro en el que estaba».

Iba a una cruzada o a un culto y Dios me usaba. Un día oré: «Querido Jesús, sé lo que Señor dijo en las Escrituras, que muchos vendrán diciendo: Señor, Señor, hicimos grandes cosas en tu nombre, pero tú les dirás «no te conozco». Y las lágrimas fluyen por mi cara. Y miré hacia arriba y dije: Querido Jesús, no permitas que yo sea uno de ellos», abre el predicador a unos 3.500 líderes, reunidos para escuchar su ministración.

La transformación

«¿Sabes lo que ha cambiado?», pregunta a la iglesia. «Cuando Dios comenzó a visitar mi vida. Fui tan bajo, muy en el fondo, y dije: No voy a continuar un día más, no voy a predicar un mensaje más, a menos que el Señor visite mi vida», contó.

«El Señor ya me visitó cuando no lo conocía, quería que Él me visitara de nuevo. Esta oración vino de mi corazón, y ni siquiera sé por qué dije eso: Querido Jesús, aunque el Señor me mande al infierno, todavía te amaré. Y sentí el toque del Espíritu Santo», expuso Benny, sincera, su experiencia con Dios.

«Cuando dije, todo cambió. He descubierto a Jesús de una manera completamente nueva, y él comenzó a restaurar mi propia vida. Esto comenzó a ocurrir en 2011 y ha sido impresionante hasta hoy», dijo.

Restauración del matrimonio

Benny Hinn dijo que su entrega a Dios fue la clave para la restauración de su familia. «Eso es lo que curó a mi familia. Mi esposa me miró a la cara, y dijo: Benn, veo a Jesús en tus ojos. Vamos a estar juntos de nuevo».
«Gracias a Dios, hoy el Señor sanó mi matrimonio. Voy a decir algo: en nuestro caso, el divorcio es lo mejor que nos ha pasado. Algunos pastores aquí estaban en mi boda, el segundo matrimonio con la misma mujer. El Señor sanó nuestra relación y a mi esposa completamente», cuenta el predicador.

El peligro de la unción

Benny Hinn explicó que la unción que vino de su entrega sincera a Jesús fue lo que cambió su vida. Sin embargo, hay una clara diferencia entre la unción personal, que tiene un vínculo directo con la presencia de Jesús en la vida de una persona, y la unción ministerial, que está relacionada con el oficio que Dios puso en la mano del hombre.

«Aprendí el peligro de eso. Comencé a entender que la unción de mi oficio no tiene nada que ver con la unción en mi vida. La unción en mi vida es lo que mantiene el fuego de Dios en mi alma. Es esa unción en nuestros corazones la que necesita ser cuidada«, dijo.
«La unción en el ministerio es como un peso que llevas. Si la unción de tu corazón comienza a debilitarse, la unción que está en tu ministerio te destruirá», advierte.