.

Covid-19: Reino Unido desvela la muerte de miles de personas vacunadas mientras los expertos advierten de que su efectividad está disminuyendo

Covid matando gente en RU.

Covid-19: Reino Unido desvela la muerte de miles de personas vacunadas mientras los expertos advierten de que su efectividad está disminuyendo

Dos noticias que juntas se entienden mejor: los detalles de los nuevos datos mostrados por el Ministerio de Sanidad del Reino Unido se están mezclando con el aviso de expertos de la necesidad de una tercera dosis ante la caída esperada de la efectividad de la vacuna del Covid-19 meses después de la segunda dosis.

En concreto, el informe publicado por la Agencia de Seguridad Sanitaria local reveló que 2.683 personas de 50 años completamente vacunados murieron dentro de los 28 días de la prueba COVID positiva en las últimas cuatro semanas.

¿Significa esto que las vacunas no funcionan? No, para nada. De hecho, la tasa de mortalidad en no vacunados es mucho mayor que la de los vacunados. Por poner un ejemplo del mismo informe: para las personas mayores de 80 años, los no vacunados están teniendo una tasa de mortalidad de 125,4 por 100.000 en comparación con el 54,9 por 100.000 vacunados en las últimas cuatro semanas. Para el rango que va de los 70-79 años, la brecha es aún mayor, con una tasa de muerte sin vacunar de 103,8 por 100.000 en comparación con 16,2 para los vacunados. Cabe también reseñar que las tasas de contagiados en el Reino Unido son muy altas en comparación a otros países de Europa por la ausencia total de restricciones en sitios abiertos y cerrados. Por ejemplificarlo, la incidencia acumulada en los últimos 7 días es de 508 personas por 100.000 habitantes en Reino Unido, por los 400 de Alemania, los 140 de Francia, los 110 de Italia o los 61 de España, el mejor posicionado ahora mismo de todos ellos.

¿Dónde está el problema entonces? Que el Reino Unido fue de los primeros países del mundo en vacunar a sus mayores con dos dosis y que para muchos de ellos el umbral de los 5-6 meses desde la segunda dosis ya está llegando. Es más: casi 11 millones de terceras dosis se han distribuido en todo el Reino Unido, con 340.000 administradas en el último día. El gobierno ha puesto sus esperanzas en esta tercera dosis para evitar entrar en el semi-bloqueo del ‘Plan B’ en Inglaterra.

Aunque la mayoría de las personas que mueren por covid-19 no están vacunadas, la semana pasada se informó que el Ministerio de Salud está preocupado por el aumento en los ingresos hospitalarios y las muertes entre las personas que tienen la doble dosis de la vacuna, provocados por la disminución de la inmunidad. 

La doctora Susan Hopkins, asesora médica en jefe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, declaró en el programa de la BBC Andrew Marr Show que las muertes entre la población de la tercera edad se deben a que alrededor del 5 por ciento sigue sin vacunarse.

Añadió: “Seguimos viendo muertes principalmente en la población no vacunada… pero cada vez más, debido a los efectos de la disminución de la inmunidad, también hay muertes en el grupo vacunado”.

Añadió que la mayoría de las muertes se producen en los grupos de edad más avanzada, en particular los mayores de 70 años, y también entre las personas clínica y/o extremadamente vulnerables y las que padecen enfermedades preexistentes. Y continuó: “Como hemos mencionado, los efectos inmunitarios disminuyen y lo que vemos es que esto ocurre especialmente en los grupos de mayor edad o vulnerables”.

“Así que, si eres una persona sana de 30 años, dos dosis te protegerán durante más tiempo. Por eso esas personas deben acudir a recibir su tercera dosis lo antes posible.”

Hopkins dijo que, aunque la aceptación de las vacunas de refuerzo ha sido “bastante buena”, también ha sido más lenta que con las dosis anteriores. “Creo que eso puede deberse a que la gente piensa que ya está protegida, y por eso estamos dando muchos mensajes de salud pública sobre por qué es tan importante que acudan a recibir esa tercera dosis”.

Y añadió: “Sabemos que el virus está circulando a niveles muy altos en nuestra comunidad. Así que, a menos que la gente se vacune, tendremos un invierno largo y difícil”.