Autoridades cubanas demuelen templo de las Asambleas de Dios en Santiago

La Iglesia Pentecostal Asambleas de Dios en plena demolición.

Evangélico Digital. Santiago de Cuba. 01de Noviembre 2020.- El pasado viernes 30 de Octubre las autoridades gubernamentales cubanas demolieron el templo de la Iglesia Pentecostal Asambleas de Dios del reparto Abel Santamaría en Santiago de Cuba, dándole la espalda a meses de negociaciones con la directiva de la denominación en el país. Esta iglesia es una de las pocas que mantiene un estatus legal por estar inscrita desde antes de 1959, cuando el gobierno comunista liderado por Fidel Castro cerró la posibilidad de legalizar nuevas obras en el país, situación que se mantiene hasta el día de hoy.

El estatus legal permite a dichas iglesias un resquicio de posibilidades de negociación con las autoridades gubernamentales y algunos derechos que el estado usa como prebendas a cambio de mantener una imagen internacional de respeto a la libertad de religión y creencias. Estos supuestos privilegios son también usados por la policía política para crear divisiones y odios entre las denominaciones legales y las que no poseen la posibilidad de legalizarse.

En momentos de crisis las divisiones desaparecen

Pero en momentos de crisis los cristianos se unen y las divisiones desaparecen. Así sucedió esta vez. Desde el día 27 de octubre ya existían indicios claros de que se concretaría la demolición del templo, según contaron varios vecinos del lugar a nuestro medio, se veía una inusual actividad de efectivos de la policía política alrededor del lugar y las negativas a los directivos de las Asambleas de Dios tenían un tono más agresivo.

Por eso los feligreses se compartieron en grupos de intercesión y se mantenía más de una veintena de ellos orando siempre en la sencilla nave de tejas de fibrocemento que funciona como templo. También la “casa pastoral”, pequeña, de paredes de madera, bullía de visitas de otros pastores de diferentes denominaciones que venían a ofrecer su solidaridad al pastor Faustino Palomo y su esposa Orlis Leyva, que desde el 2004 están al frente de esa iglesia.

A las 6 de la mañana, cuando comenzaron a llegar las patrullas a la iglesia, que se encuentra en la carretera a Siboney, kilómetro cinco y medio, del reparto Abel Santamaría de Santiago de Cuba, habían congregados más de una treintena de feligreses que mantenían oración constante.

Aún después de instalado el dispositivo de la Policía Nacional Revolucionaria que impediría el paso a los cristianos que se iban agrupando en el lugar a medida que se supo la noticia, algunos más lograron entrar. Uno de ellos fue el pastor Alaín Toledano Valiente, que entró junto a tres líderes del Ministerio Sendas de Justicia, quien contó a nuestro medio: “Logramos pasar milagrosamente el cordón policial y entrar por la parte trasera de la Iglesia. Allí permanecían los directivos de la Obra Asambleas de Dios en el territorio, Incluyendo el presbítero de Santiago de Cuba”.

“Para poder demoler la nave, la policía tuvo que desalojar a los cristianos y no dudó en usar la violencia”, nos cuenta el pastor Toledano. “Yo comencé a trasmitir un directo de Facebook para que el mundo conociera lo que estaba sucediendo y por eso me arrestaron. Estuvimos más de 9 horas presos en la tercera unidad de la Policía de Santiago de Cuba y fuimos sometidos a interrogatorios y amenazas.

Cuando a nosotros nos demolieron la iglesia por primera vez en el año 2007 excusándose en que éramos un ministerio ilegal en Cuba, muchas de las iglesias legales nos dieron la espalda presionadas por la policía política, hoy esa realidad ha cambiado pues la represión se ha extendido a las iglesias legalmente registradas y los lazos de hermandad entre pastores son más fuertes que nunca. Por eso tenía que estar allí, después de dos demoliciones conozco de sobra la necesidad de apoyo en estos momentos de crisis y la importancia de la solidaridad”, concluyó.

La supuesta justificación

La justificación oficial para cometer este atropello fue la instalación de una línea férrea que formará parte de la rehabilitación de la fábrica de cemento José Mercerón en Santiago de Cuba, por lo que las viviendas enclavadas en el sitio serían demolidas y sus habitantes, reubicados. Pero en realidad la única demolición fue la del templo, pues ninguna de las casas de los alrededores fue demolida e incluso la “casa pastoral” adosada al templo, no fue tocada.

Este nuevo acto represivo del gobierno contra las iglesias ocurre a sólo 20 días de que el estado cubano fuese elegido para su quinto mandato como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con la supuesta responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos en el mundo, entre los cuales está el derecho a la libertad de religión y creencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Radio Cristiana Miami en Vivo 24 horas
Movimiento de Unidad Cristiana de las Iglesias Evangelicas de Venezuela
Asociacion de pastores de Miami
Asociacion de pastores del Sur de la Florida
Comunicado
Foto del comunicado

Lic. Adenis Garcia
Gerente General

www.laverdadhoy.com es la versión digital del periódico La Verdad Hoy. La Verdad Hoy tiene 24 años de circulación pero debido al Covid-19 hemos suspendido nuestra edición impresa.

Lee y descarga PERIÓDICO # 135