Garance Burke, 30 de junio de 2017

San Francisco (AP) – El gobierno del presidente Donald Trump anunció que comenzará a arrestar a los padres y otros familiares que hayan contratado a contrabandistas para traer a sus hijos a Estados Unidos, una medida que ha estremecido a las comunidades inmigrantes del país.

La iniciativa del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) es una nueva muestra del endurecimiento de las políticas de inmigración desde que Trump asumió la presidencia.

El gobierno afirma que la medida tiene como propósito desmantelar las redes de contrabando de personas e incluye la detención de quienes paguen a “coyotes” para que traigan a menores a Estados Unidos. Se conoce como coyotes a quienes traen a personas de contrabando a territorio estadounidense a cambio de dinero.

La iniciativa contrasta con las políticas del gobierno de Barack Obama, en cuyo periodo decenas de miles de menores llegaron a Estados Unidos porque huían de la violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador.

Los menores son entregados después a “patrocinadores”, casi siempre padres, parientes cercanos o amigos, que los cuidan mientras los chicos asisten a la escuela y su caso se resuelve en las cortes de inmigración.

El gobierno afirma que ahora tiene planeado arrestar a los patrocinadores.

“El ICE tiene como propósito desmantelar de principio a fin los mecanismos ilícitos que utilizan las organizaciones delictivas transnacionales y los facilitadores del tráfico de personas”, dijo la portavoz del ICE, Sarah Rodriguez. “Los patrocinadores que han puesto directamente en peligro a los menores al encomendárselos a organizaciones delictivas violentas deberán rendir cuentas”.

Algunos grupos defensores de los inmigrantes dijeron que ya investigan los posibles arrestos de 12 patrocinadores en Texas, Pensilvania, Nueva York y Virginia.

Elsy Segovia, abogada de inmigración en Newark, Nueva Jersey, dijo que agentes armados visitaron a su cliente con el argumento de que verificarían un asunto relacionado con el número de Seguro Social de él, después anunciaron que lo investigaban por traer de contrabando a su sobrino salvadoreño de 16 años quien ingresó por la Frontera de Arizona la semana pasada.

“Lo coaccionaron a que les diera su teléfono y le dijeron que si no nos dices la verdad, te cancelaremos tu estatus de protección temporal”, señaló Segovia, en referencia un programa que autorizó a muchos salvadoreños vivir en Estados Unidos. “Él está muy preocupado”.

El sobrino de esa persona había huido de la violencia de las pandillas en El Salvador, y los agentes le dijeron que sabían que había pagado con transferencia de dinero a “coyotes” para que trajeran de contrabando al menor a Estados Unidos, señaló Segovia.

La portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Gillian Christensen, djo que como política, esa dependencia no hace declaraciones sobre una acción policial en proceso.

En el albergue Casa de la Anunciación, en El Paso, en el extremo más occidental de la frontera de Texas con México, el director del lugar, Ruben Garcia, dijo que la llegada de familias comenzó a aumentar después de un gran declive en los últimos meses.

Desde octubre de 2013, casi 170.000 menores que llegaron solos fueron canalizados a patrocinadores en 50 estados y las Islas Vírgenes estadounidenses, y muchos continúan a la espera de su primera audiencia en un tribunal, de acuerdo con estadísticas federales.

Funcionarios del ICE dijeron que decidieron intervenir después de tres incidentes en los últimos años en Texas en los que menores que llegaron solos sufrieron lesiones, agresiones sexuales o encierro.

Leon Fresco, ex funcionario del Departamento de Justicia del gobierno de Obama, dijo que la reciente medida de Trump posiblemente será impugnada en tribunales, debido al tiempo límite que los menores pueden permanecer detenidos.

“Esto envía el mensaje a los jóvenes que pretendan cruzar la frontera de que no lo hagan o sus parientes enfrentarán proceso de expulsión”, según Fresco. “Es un cambio de política para afirmar que un menor ya no será tratado como una persona digna de nuestra simpatía, sino que será tratado como alguien que ingresó de manera ilegal y cuya entrada hay que disuadir a toda costa”.

Garance Burke está en Twitter como @garanceburke