La Casa Blanca acogió la ceremonia en la que se firmaron los ‘Acuerdos de Abraham’. “Árabes e israelíes; cristianos, musulmanes y judíos podrán vivir, soñar y orar juntos”, expresó Donald Trump.

Protestante Digital · Washington D.C. – En un día histórico por su trascendencia, este martes 15 de septiembre Israel firmó los anunciados acuerdos de paz con Emiratos Árabes Unidos y Baréin, con la mediación de Estados Unidos. 

“Este es un día destacado para el mundo”, dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al comienzo de la ceremonia, que alabó el “coraje” de los líderes israelíes y árabes que ha permitido “dar un gran paso hacia un futuro en el que personas de todas las religiones vivan juntas en paz y prosperidad”.

Estos ‘Acuerdos de Abraham’, nombre escogido por la administración estadouniense, abren la puerta a que musulmanes, judíos y cristianos “vivan juntos, oren juntos y sueñen juntos, en armonía, comunidad y paz”. Hizo hincapié en que musulmanes de todo el mundo podrán visitar los lugares sagrados en Israel, incluida la Mezquita Al Aqsa en el Monte del Templo en Jerusalén.

Netanyahu habló a continuación, recordando a la audiencia que los judíos han orado por la paz durante miles de años y los ciudadanos de Israel durante décadas. El día “trae esperanza a todos los hijos de Abraham”, dijo.

“A todos los amigos de Israel en el Medio Oriente, aquellos que están con nosotros hoy y aquellos que se unirán a nosotros mañana, les digo, salaam aleichem, la paz sea paz contigo, Shalom”, continuó.

“Las bendiciones de la paz que firmamos hoy serán enormes”, continuó, “primero porque esta paz eventualmente se expandirá para incluir a otros estados árabes y, en última instancia, puede poner fin al conflicto árabe-israelí de una vez por todas”.

El ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed, expresó sentimientos similares, expresando que “estamos presenciando una nueva tendencia que creará un nuevo camino para el Medio Oriente”.

Pero también enfatizó que los Acuerdos de Abraham “nos permitirán apoyar a los palestinos y permitirán sus esperanzas de establecer un estado palestino”. Agradeció a Netanyahu por “detener la anexión de territorios palestinos”.

Más acuerdos próximamente

De izquierda a derecha: Benjamin Netanyahu (Israel), Donald Trump (EEUU), Abdullatif Al Zayani (Baréin) y Abdullah bin Zayed (Emiratos Árabes Unidos), saludan desde la Casa Blanca.

Trump dijo que espera que otros cinco países puedan firmar la paz con Israel en un futuro próximo.

Los dos Estados del Golfo se convierten en el tercer y cuarto país de Oriente Medio en reconocer a Israel y establecer relaciones diplomáticas formales con el Estado judío desde que Egipto lo hizo en 1979 y Jordania en 1994, rediseñando drásticamente el mapa político de la región.

Los líderes palestinos han reaccionado con indignación ante los acuerdos, que se alcanzaron antes de que se pudiera encontrar una resolución favorable en su conflicto con Israel. Trump considera que los palestinos eventualmente se unirían a la normalización de las relaciones con Israel, o de lo contrario quedarían “abandonados”.

El ministro de Estado de Relaciones Exteriores de Emiratos, Anwar Gargash, dijo que la decisión de su país de normalizar las relaciones con Israel había “roto la barrera psicológica” y es “el camino a seguir” para la región.

Varias fuentes diplomáticas han insinuado que el Sultanato de Omán, que Netanyahu visitó en 2018, sería el próximo país en anunciar un acuerdo de normalización con Israel. El líder de Omán habló con Trump la semana pasada. Arabia Saudita, que permitió que una delegación israelí y estadounidense cruzara su espacio aéreo en agosto para el primer vuelo directo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, también se dice que está considerando un acercamiento a Israel a pesar de que los líderes sauditas han dicho públicamente que aún no están listos para la normalización completa.

“En lugar de centrarse en los conflictos pasados, la gente ahora se centra en crear un futuro vibrante lleno de posibilidades infinitas”, dijo el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, que ayudó a negociar los acuerdos.